Política ética de la FPMT

1 – Los cinco preceptos laicos:

Los cinco preceptos budistas constituyen la base de la ética de las personas mientr as estén llevando a cabo tareas, trabajos, responsabilidades o cualquier acción, en nombre, o relacionado con la FPMT. Estas cinco normas básicas son : no matar, no robar, no mantener una conducta sexual inapropiada, no mentir y no tomar intoxicantes (no tomar drogas, incluyéndose el alcohol y el tabaco).

 2 – No discriminación:

La organización de la FPMT no incurrirá en discriminaciones en sus pr ogramas entre sus socios, personal o programación por motivos de edad, raza, color, minusvalía, sexo, nacionalidad, procedencia, orientación sexual o afectiva, afiliación política, estado civil, circunstancias sociales o personales.

 3 – No acoso:

La FPMT está comprometida a promover entornos seguros, donde la dignidad de todo individuo sea respetada. Toda persona que participe en una actividad relacionada con la FPMT tiene el derecho y debe estar libre de cualquier tipo de acoso: acoso sexual, intimid ación, bullying y cualquier otro tipo de acoso.

Toda persona que entre en contacto con la red de la FPMT debe ser tratada con dignidad y respeto.

4 – Relaciones:

Las relaciones sexuales entre maestros y estudiantes, mientras el estudiante este acudiendo a enseñanzas de ese maestro, sea en cursos o retiros, está totalmente prohibido, y se desaconsejan siempre que exista una relación de maestro de Dharma – estudiante.

Por favor lee más abajo la política específica para los maestros de Dharma.

A otros con puestos de autoridad, se les desaconseja enérgicamente establecer una relación sexual en situaciones en las que haya un desequilibrio de poder, real o percibido.

Así mismo, ningún maestro, voluntario, trabajador o representante del centro, deberá hacer ninguna insinuación de tipo sexual a ningún participante de un curso, enseñanza o retiro.

5 – Palabra correcta:

Aquellos en una posición de autoridad deberán evitar cotillear o utilizar palabras mal sonantes o lenguaje abusivo. Escuchar conversaciones en las que otros son criticados o menospreciados puede tener un efecto negativo en aquellos involucrados en las actividades de la FPMT. Las palabras duras y abus ivas pueden ser consideradas acoso .

6 – Finanzas del centro o proyecto:

Las finanzas del centro o proyecto han de manejarse con sumo cuidado ya que determinadas transacciones financieras están reguladas por códigos de conducta mucho más estrictos que los de un negocio corriente. Por un lado, es preciso mantener las cuentas claras y transparentes en

relación a todos los ingresos y gastos, de acuerdo con los principios de contabilidad aceptados en general y aprobados en el país; pero, además, el dinero que haya sido donado para un proyecto específico de Dharma no deberá nunca utilizarse para gastos generales, excepto como un préstamo temporal. Asimismo, los ingresos procedentes de artículos de Dharma deben utilizarse para fines relacionados con el Dharma , no para cubrir gastos.

 7 – Protección a los denunciantes:

Si una persona o un grupo de personas creen que una actividad o actividades en la organización de la FPMT es ilegal o contraria a la política ética, y lo hace saber al encargado, esa persona o personas deberán de estar protegidas de ser denunciadas .

Política adicional para maestros registrados, intérpretes y facilitadores:

Debido a la singularidad de la relación maestro – estudiante, se solicita a los maestros registrados, intérpretes y facilitadores que cumplan con la siguiente política adicional:

Confidencialidad: deben respetar la confidencialidad de los estudiantes y tratar con discreción profesional todas las conversaciones que mantengan con ellos. Los maestros, intérpretes y facilitadores deben asumir que todas las conversaciones con estu diantes son de carácter privado y no deberán hacer público ningún dato de ellas sin el consentimiento previo del estudiante.

Honestidad: Los maestros de Dharma y los facilitadores deben ser honestos acerca de sus cualificaciones y corregir cualquier mala interpretación que se haga al respecto, tan pronto como sean conscientes de ello.

Evitar relaciones inapropiadas: Los maestros de Dharma y los facilitadores no deberán implicarse en relaciones sexuales con estudiantes ni hacer ninguna insinuación en este sentido mientras el estudiante esté asistiendo a un curso suyo, enseñanza o retiro.

Los maestros de Dharma y los facilitadores no deberán usar nunca (o dar la apariencia de hacerlo) su autoridad o posición para tratar de mantener o iniciar rela ciones sexuales con los estudiantes, voluntarios, u otros participantes a cursos, enseñanzas o retiros.