Política ética de la FPMT

1-Los cinco preceptos laicos:

Los cinco preceptos budistas constituyen la base de la ética de las personas que estén llevando a cabo trabajos, responsabilidades o cualquier acción, en nombre, o relacionado con la FPMT.

Estas cinco normas básicas son: no matar, no robar, no mantener una conducta sexual inapropiada, no mentir y no tomar intoxicantes (no tomar drogas, incluyéndose el alcohol y el tabaco).

2-No discriminación:

La organización de la FPMT no incurrirá en discriminaciones en sus programas, entre sus socios, personal o programación por motivos de edad, raza, etnia, nacionalidad, genero, orientación sexual o afectiva, estado civil, edad o minusvalía.

3- No acoso:

La FPMT está comprometida a promover entornos seguros, donde la dignidad de todo individuo sea respetada. Toda persona que participe en una actividad relacionada con la FPMT tiene el derecho y debe estar libre de cualquier tipo de acoso: acoso sexual, intimidación, bullying y cualquier otro tipo de acoso.

Toda persona que entre en contacto con la red de la FPMT debe ser tratada con dignidad y respeto.

4- Relaciones:

Las relaciones sexuales entre maestros y estudiantes, mientras el estudiante este acudiendo a enseñanzas de ese maestro, sea en cursos o retiros, está totalmente prohibido, y se desaconsejan siempre que exista una relación de maestro de Dharma- estudiante.

Por favor lee más abajo la política específica para los maestros de Dharma.

A otros con puestos de autoridad, se les desaconseja enérgicamente establecer una relación sexual en situaciones en las que haya un desequilibrio de poder, real o percibido.

Así mismo, ningún maestro, voluntario, trabajador o representante del centro, deberá hacer ninguna insinuación de tipo sexual a ningún participante de un curso, enseñanza o retiro.

5- Palabra correcta:

Aquellos en una posición de autoridad deberán evitar cotillear o utilizar palabras mal sonantes o lenguaje abusivo. Escuchar conversaciones en las que otros son criticados o menospreciados puede tener un efecto negativo en aquellos involucrados en  las actividades de la FPMT.

Las palabras duras y abusivas pueden ser consideradas acoso.

6- Finanzas del centro o proyecto:

Todo ingreso y gasto de los centros afiliados a la FPMT debe ser contabilizado, acorde a los principios generales de contabilidad y aprobados en el país.

El dinero que haya sido donado para un proyecto específico de Dharma no deberá nunca utilizarse para gastos generales, u otros proyectos. Asimismo, los ingresos procedentes de artículos de dharma deben utilizarse para fines relacionados con el dharma, no para cubrir gastos.

7- Protección a los denunciantes:

Si una persona o un grupo de personas creen que una actividad o actividades en la organización de la FPMT es ilegal o contraria a la política ética, y lo hace saber al encargado, esa persona o personas deberán de estar protegidas de ser denunciadas.

 

 Política adicional para maestros registrados, intérpretes y facilitadores:

Debido a la singularidad de la relación maestro-estudiante, se solicita a los maestros registrados, intérpretes y facilitadores que cumplan con la siguiente política adicional:

• Confidencialidad: Los maestros, intérpretes y facilitadores deben asumir que todas las conversaciones con estudiantes son de carácter privado y no deberán hacer público ningún dato de ellas sin el consentimiento previo del estudiante, en cualquier situación donde los estudiantes compartan información con una expectativa de privacidad declarada, o no, a menos que la ley exija que se divulgue cierta información. Esto incluye las entrevistas privadas, pero no solo se limita a estas sino a todas las conversaciones.

• Honestidad: Los maestros de Dharma y los facilitadores deben ser honestos acerca de sus cualificaciones y corregir cualquier mala interpretación que se haga al respecto, tan pronto como sean conscientes de ello.

• Evitar relaciones inapropiadas: Los maestros de Dharma y los facilitadores no deberán implicarse en relaciones sexuales con estudiantes ni hacer ninguna insinuación en este sentido mientras el estudiante esté asistiendo a un curso suyo o retiro. Los maestros de Dharma y los facilitadores de clases no deben nunca usar, ni dar la apariencia de usar su autoridad, o su posición para buscar o iniciar relaciones sexuales con estudiantes, voluntarios u otros participantes en enseñanzas, cursos o retiros.